Antes de pedir cita previa para la ITV… ¿estás seguro de que tu coche la pasará?

 In Noticias

Pasar la ITV es para muchos conductores una situación algo traumática e incómoda por miedo a no superarla o por desconocimiento de su funcionamiento. Por esta razón, antes de pedir cita previa para la ITV conviene realizar una servicio de Pre-ITV y conocer qué es lo que necesitas tener a punto.

Piensa en pedir cita previa para la ITV pero también cuida tu coche

Como primera recomendación, recordamos que una buena imagen del coche puede hacer que el inspector esté dispuesto más positivamente, de modo que no dejes de lado una limpieza a fondo tanto por fuera como por dentro. Si presentas el coche sucio o descuidado, la predisposición será a pensar que seguramente el coche tengo algo que no funcione correctamente.

Una vez realizado esto, haz una revisión del estado de los diferentes elementos del coche que serán analizados en la prueba de la ITV: neumáticos, limpiaparabrisas, lunas, parachoques, luces o retrovisores.

Con un vistazo rápido sabrás si algún elemento puede comprometer la seguridad en la conducción, lo que hará que posiblemente no se supere la revisión. Si hay algo que salta a la vista que no funciona correctamente, escuchas ruidos raros o al conducir notas que algo no va bien tanto como si no, siempre recomendamos que pidas un cita previa solicitando nuestro servicio Pre-ITV para poner tu coche a punto y que supere la revisión sin problemas, ya que hay muchas partes del coche que no se pueden revisar sin máquinas específicas ni conocimientos profesionales.

Elementos principales que debes comprobar si funcionan correctamente

 

Neumáticos

Haz una revisión ocular para ver que no sufren cortes o deformaciones y revisa que llevas la presión correcta (puedes consultar cuál es la presión de tu modelo).

El punto más importante es comprobar que la profundidad del dibujo no sea menor al límite legal permitido (1,6 milímetros). Se puede calcular de manera casera con una moneda de un euro, si al meterla en el dibujo se ve el círculo dorado, conviene hacer un cambio de neumáticos.

También hay que mirar que los neumáticos montados estén homologados para el vehículo.

Luces

Es fundamental que emitan un haz de luz suficientemente potente para iluminar la vía y, en muchos casos, el coche está en perfecto estado a nivel mecánico pero no se pasa la ITV por las luces.

También, aunque es una falta leve, conviene certificar que no hay ninguna luz del coche fundida, puede saberse con la ayuda de una segunda persona que indique desde fuera si se encienden las luces adecuadamente.

Parabrisas

No puede contar con ningún impacto de piedra, aunque sea muy leve, puede ser motivo de suspensión.  También es fundamental llevar los limpiaparabrisas en perfecto estado y el líquido al nivel adecuado.

Parachoques y bajos

Suelen ser los grandes olvidados por algunos conductores porque aunque a primera vista puede parecer estar en perfecto estado, es posible que estén ligeramente sueltos o que, mirando al nivel del suelo, comprobemos que tiene alguna parte suelta e incluso, en algunos caso, se puede estar arrastrando una parte del mismo.

Otro elemento clave de esta parte del coche son las matrículas, no pueden estar dobladas, ni con números borrados o golpes importantes.

Una vez revisados todos estos elementos, se conocerá rápidamente si hay algún elemento que necesite una revisión urgente y nosotros recomendamos hacer una sencilla revisión pre-ITV para revisar todos los elementos internos del coche funcionan como deben tales como frenos, testigos, suspensión, fugas de aceite o el sistema de escapes. Una vez que sepamos que de verdad pasaremos el examen es cuando hay que pedir la cita previa para la ITV (nunca antes).

Otras noticias que pueden interesarte:

5 ventajas de visitar un taller mecánico frente a arreglar el coche uno mismo

Los talleres mecánicos ilegales son delatados por varios programas de televisión

Nuevos cambios en los radares fijos y móviles de la DGT

Recent Posts

Start typing and press Enter to search