Equilibrado

El correcto equilibrado de las ruedas ayuda a evitar un desgaste prematuro de los neumáticos, protege todo el sistema de suspensión y los elementos de la transmisión y la dirección.

Todos estos elementos van directamente asociados a la seguridad, por lo que el buen equilibrado influye de forma significativa a aumentar nuestra seguridad al volante.

¿Cuándo equilibrar el neumático?

En general, siempre que se cambia un neumático gastado por otro nuevo hay que volver a equilibrar el conjunto neumático/llanta.

Si al conducir detecta vibraciones acuda a un taller especialista para que detecten el problema. En muchas ocasiones se debe a un mal equilibrado.

¿Cómo se equilibra un neumático?

La rueda es un elemento compuesto de dos productos totalmente diferentes: Uno rígido y metálico: la llanta. Otro es más flexible: el neumático. Cuando se montan los dos formando un todo, puede existir pequeños desajustes.

Mediante máquinas de última generación, el especialista detecta en qué puntos del conjunto llanta/neumático se produce un desajuste en la distribución de los pesos de las masas y lo compensa con unos contrapesos.

Esta importante acción, además de influir en la seguridad y la vida del neumático y otros componentes del neumático, servirá para conducir con el máximo confort posible.