Cuándo deberías cambiar la correa de distribución de tu coche

cambiar la correa de distribucion

Vas conduciendo por la carretera y de repente, escuchas un ruido fuera de lo habitual pero no tienes claro qué podría ser. ¡Stop! Presta atención al coche porque quizás ha llegado la hora de cambiar la correa de distribución.

La correa de distribución suele ser un elemento muy olvidado. Sin embargo, es de vital importancia para el funcionamiento del motor y su avería podría ser una de las más caras de solucionar.

Su funcionamiento principal es el de sincronizar los elementos mecánicos, asegurando que el cigüeñal y el árbol de lavas estén conectados para realizar los movimientos permitiendo que las válvulas se abran y cierren sin ser golpeadas por los pistones.
Por eso, una avería de esta pieza, conlleva daños importantes en el motor y nos obliga a cambiar la correa de distribución.
Es una pieza que no suele requerir demasiado mantenimiento y es precisamente por ello, por lo que solemos descuidarla y no le prestamos la atención suficiente.

¿Cómo sé cuándo necesito cambiar la correa de distribución?

Lo normal es que este dato venga incluido en el libro de mantenimiento de vehículo que contiene los datos específicos sobre tu modelo de coche. Si bien es cierto que los propios fabricantes suelen recomendar hacer el cambio entre los 60 y los 160 mil kilómetros. Aunque esta cifra es simplemente orientativa ya que si lo normal en tu caso es conducir en entornos urbanos, la cifra varía en torno a un 20 o 25% menos.
Igualmente, debes tener claro que la vida útil de la correa de distribución suele ser de 5 a 7 años por lo que, aunque no hayas recorrido los kilómetros anteriormente mencionados, también deberías de cambiar la correa de distribución. Y es que los materiales que forman la correa, sufren los efectos del tiempo y el clima.

Por otro lado, existen algunos síntomas que te pueden dar una pista de que ha llegado el momento de cambiar la pieza, antes de que te puedas quedar tirar tirado en la carretera. Entre ellas, destacamos el ruido en la transmisión, la vibración del coche, problemas para arrancar o detectar posibles grietas en la misma.

Actualmente, hay coches que no disponen de correas de distribución y su funcionamiento es a través de cadenas. Asegúrate de conocer el caso de tu vehículo para poder tomar las medidas preventivas necesarias que eviten que acabe siendo necesaria la sustitución de la correa de distribución.
Si tienes dudas sobre el tema, no olvides contactar con tu experto en mecánica de confianza. Pasa por tu taller BestDrive más cercano y consulta a nuestros profesionales.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest